Recuerdo que la primera vez que nos conocimos fue en Ingenia, en el 2008. Me acerqué a ti para presentarme y luego nos fuimos a comer tlayudas y a pasear por la ciudad.


Pasó el tiempo y nos volvimos a reunir por azares del destino para Dot TV, ese programa de televisión hizo que nos conociéramos más como amigos, como compañeros de trabajo, de bromas y risas.























Y las fiestas en las que coincidimos, nunca olvidaré que pasaste por mí para ir a la de FireFox y bromeaste acerca del GPS que traías en la guantera.



Ni la vez que organizamos el aniversario de Tequila Valley y logramos nuestro propósito de conocer más personas de Oaxaca y divertirnos en el intento.


Y el primer martes de tlayudas al que asistimos ya como novios formales, porque no habías pedido aún mi mano, ejem.

Y la primera Campus Party en la que estuvimos juntos y comenzamos con nuestros proyectos personales: Campus Mashup y Adictivox.


Y nuestro primer recorrido en solitario por Monte Albán, tirados en el pasto como niños y viendo el atardecer tomados de la mano.



Hace más de dos años que nos conocemos, amor mío, y hoy sólo quiero darte las gracias por estar siempre conmigo, primero como compañero de trabajo, esforzándonos juntos para lograr nuestras metas, después como amigo, escuchando los sinsabores de mi vida y permitiéndome llorar en tu hombro y ahora como cómplice de mis aventuras y desventuras.

Eres el hombre que más amo, por sobre todas las cosas, porque me has enseñado tanto, a levantar el vuelo, a confiar en el amor, en el trabajo duro, en que todo lo puedo lograr y contigo a mi lado será aún más fácil.

Te amo hoy y siempre. Feliz aniversario, feliz cumpleaños, precioso. ¡Muchos días de estos!